Laboratorios Farmacéuticos, de villanos a héroes

Por César Pérez. Senior Copywriter en VMLY&Rx. 

ENELife

La imagen de la industria farmacéutica ha dado un vuelco total en el último año. Y creo que no es ninguna sorpresa. Quienes trabajamos con laboratorios como clientes, conocemos los miedos que les paralizan cuando, bien sea en redes sociales o medios de comunicación con algo de feedback público, casi tienen que pedir permiso para salir. A la sombra de Sociedades Científicas y Asociaciones de Pacientes, llevan años justificando su aparición con Días Mundiales y Acciones de Concienciación. Pero, parece, todo ha cambiado. Ahora son, sin lugar a duda, las estrellas bajo los focos.

Los resultados del último estudio de Ipsos, que testa la opinión de la sociedad sobre los laboratorios farmacéuticos, lo han dejado claro. Solo como muestra: el sector ha aumentado sus menciones en redes sociales de 93.000 a 649.000 entre mayo y enero de 2021, siendo Pfizer el laboratorio que más ha aparecido.

La industria, vista en ocasiones como un villano social por diferentes razones diferentemente justificadas, ha pasado a compartir capa de Héroe junto con los aplaudidos profesionales sanitarios. Incluso la curiosidad ha despertado. Un 86% de los encuestados afirman que quieren conocer más sobre los laboratorios. Hasta un 56% llegan a decir que “gracias a los laboratorios saldremos de esta pandemia”. Confianza ciega, desde luego. Seguro que hay un estudio similar de un pasado cercano. Me gustaría encontrarlo y comparar resultados. Lo reconozco.

¿Se puede decir que son los grandes beneficiados de esta crisis a nivel reputacional (sin hablar de lo económico)? Sin ninguna duda. ¿Se podría decir que lo son por su condición de Héroes modernos? Creo que también.

Por ello, no escondo el orgullo que siento de trabajar por mejorar sus procesos desde nuestro granito de arena de la comunicación y la publicidad. Desde cada Reunión de Lanzamiento hasta cada patita asomada en redes sociales, plan de comunicación o un sencillo taller de producto. Su suerte será la nuestra. Su trabajo, en parte, también.