Blog

¿Quién eres tú?

Por Leticia Gómez Aguado. Creativa Senior en Doctaforum, agencia perteneciente a AEAPS.

Cuando no sé cómo se hace algo, me lo invento. Si no te dan especificaciones concretas, es que no las hay, y, por ende, tienes margen de acción. Un vacío y derecho a la prueba, que puede acabar en error o acierto, pero por lo menos, has jugado.

Ahí demuestras tu creatividad, que no es más que el buscar la solución más adecuada al reto que se te presenta, mostrando tu “yo”. Le llamaré reto y no problema, ya que problema me parece una palabra oscura, con connotaciones negativas, y no me parece justo, ya que más bien lo veo como una oportunidad de juego, algo positivo, divertido y único. Una excusa en la que volcar toda tu energía, todo lo que has ido recopilando dentro de ti y te ha traído a este momento. Todo lo aprendido del trato con el otro, de las experiencias que te han hecho crecer, aprender (barro y oro, golpes y victorias) lo que has absorbido por los ojos, vivido en tus carnes y asimilado en tu subconsciente.

Surgía un día cualquiera, una conversación sobre el ego. A esta pobre palabra también la hemos llevado al plano oscuro, pero no nos quedemos en lo coloquial asociándola a ese exceso de autoestima rimbombante y altanera… si no al reconocimiento del yo, de la consciencia de uno en el mundo, su lugar, su tiempo, su espacio. Tan necesario. ¿Quién eres tú? Le preguntaba la oruga a Alicia. Ella le contestaba que no lo sabía, que había cambiado tanto de tamaño que ya no sabía quién era. ¿¿Quién eeeeres tú?? La gran pregunta con respuesta en constante actualización.

¿Quién soy yo ahora? ¿Dónde me sitúo? ¿Qué me define? Cada día estamos en contacto con miles de estímulos, continuamente estamos desarrollando nuevas rutas creativas,

Haciéndonos grandes y pequeños como Alicia para resolver retos. Inteligencia emocional, capacidad de escucha y reflexión, creo que esas son nuestras herramientas, que podemos fusionar, en una palabra: empatía. Esa será nuestra llave maestra dentro del reto creativo, sea de la índole que sea, y con ella sabremos encontrar la entrada al corazón.

Llegué a la conclusión de que todos en mayor o menor medida tenemos los mismos dramas, así que ser empáticos no debería ser tan complicado, ¿no? A todos se nos cala el coche en un semáforo o se nos escurre la pizza cuando vamos a cogerla del horno. Y ¿qué hacemos? La forma en la que reaccionamos marca la diferencia, en cómo solucionamos ese reto, en cómo nos activamos y ponemos todo nuestro yo en ello, la forma en la que damos respuesta al briefing, al final, nos define.

Bajándonos al plano creativo profesional (no, no me refiero a ser un hacha haciendo la compra o planificando la tarde, tareas en las que por supuesto también podemos ser creativos modo profesional) si no, en una aplicación gráfica- conceptual, que es la que me atañe, diré que soy quien muchos tú crean que soy, o tal vez no. Tal vez para ti sea nuestros puntos en común, si tengo suerte y acierto en la resolución de tu briefing, de tu reto. O tampoco, puesto que, si no acierto, pasaré a ser eso, un fallo. Sea como fuere, hay algo que en el proceso se habrá desvelado y que, si eres lo suficientemente empático conmigo (porque ahora hablamos de ti a partir de mí), podrás haber apreciado: mi energía (sí soy). No seré mi fallo ni mi acierto, seré mi intento, seré mi reacción, y lo que provoque en ti.

Scroll al inicio