BLOG

Por los miembros de la AEAPS

Farmacias oportunidades en el canal online

Por ENELife. 

ENELife

Recuerdo una clase hace casi diez años en la que debatíamos la digitalización de las empresas. Y hablábamos concretamente de la prensa, de cómo los periódicos iban a sufrir pérdidas por el cambio de tendencia a lo digital. Entonces, mi profesor se paró en medio de la clase y nos dijo: “Si yo fuera dueño de un periódico, estaría encantado con esta noticia, ya que me ahorraría todo el coste de las rotativas, la distribución, alquiler de espacios, mantenimiento…” y no se cuantas cosas más. Pues algo similar me pasa cuando me preguntan por el teletrabajo. Si yo fuera empresaria (hablando siempre de una actividad que se preste a ello obviamente) estaría encantada con la noticia. Entiendo que muchos otros no, como es lógico, hay un montón de puestos de trabajo generados por los trabajos presenciales, todos lo sabemos, entendedme. Y como trabajadora, particularmente, estoy a favor del teletrabajo. Muy muy a favor ya que tengo la suerte de que la mayoría de mi labor la puedo realizar desde cualquier lugar desde donde disponga de red. Supongo que todos tenemos a nuestro alrededor tanto detractores como defensores. En mi círculo ganan por goleada los defensores, si bien no de un teletrabajo al 100%, por lo menos, de tres días a la semana.

 

Desde el inicio de la pandemia hemos leído titulares de popes, grandes directivos, responsables políticos, consultoras et al de todo tipo. Lo cierto es que debido a las circunstancias, el teletrabajo dejó de ser en algunas empresas un espejismo para convertirse en una realidad. Veo una parte positiva en esta necesidad forzada, ya que no había opción a NO dar este salto si querías continuar en la brecha. Y es que en nuestro país todavía quedan muchas empresas ancladas en otros modelos de negocio basados en la presencialidad y en el “calentar la silla” (qué os voy a contar que no sepáis/hayáis vivido o estéis viviendo). El teletrabajo era visto como un “que inventen ellos”. Y la realidad ha puesto los puntos sobre las Íes: teletrabajo sí. Según un informe realizado por Alares, el 56% de las empresas encuestadas ha implantado el teletrabajo para toda la plantilla durante el confinamiento y el 41,67% lo ha implantado para una parte. Y la conclusión de este estudio es que casi el 50% de las empresas asegura que su productividad ha aumentado con el teletrabajo.

 

Parece que funciona ¿no? Pero la pregunta es, cuando esto pase y tengamos vacunas ¿seguiremos teletrabajando? Leo un estudio de la consultora McKinsey que publica EL PAÍS al respecto que dice lo siguiente: “el 18% de los empleados podría teletrabajar entre tres y cinco días a la semana sin verse afectada la eficiencia; un igual porcentaje entre uno y dos días y el 65% menos de un día”.

El artículo también recoge que de “800 directivos entrevistados, el 38% estima que sus empleados continuarán trabajando en remoto dos o más días a la semana una vez acabe la emergencia sanitaria, y solo un 19% prevé que lo hagan más de tres días”.

 

Más datos para reflexionar: “El teletrabajo podría incrementar la productividad española entre un 1,4% y un 6,2%

La tan manida frase que llevamos escuchando meses de que “el teletrabajo ha llegado para quedarse” tiene visos de convertirse en realidad porque está demostrando que funciona. Pues bienvenido sea. Eso sí, regulado.

 

  1. https://www.alares.es/tag/teletrabajo/#.X8jLKMtKiDc
  2. https://cincodias.elpais.com/cincodias/2020/09/13/economia/1600009682_015387.html

 

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar