BLOG

Por los miembros de la AEAPS

Caducidad creatividad

Marta Herrero - Account Supervisor, Ogilvy Health Spain.

 

Marta Herrero - Account Supervisor, Ogilvy Health Spain

Sin duda, el sector de la salud es uno de los más beneficiados gracias a las tecnologías disruptivas.

No dejamos de oír hablar de eHealth, IA en modelos predictivos, telemedicina, Realidad Virtual y Aumentada, IOT, asistentes robóticos, 5G para poder realizar cirugías en remoto, impresión de órganos en 3D y BioPrinting, exoesqueletos e implantes biónicos…

Y si eres uno de los que está al quite para ir descubriendo nuevos avances estoy segura de que, como yo, no dejarás de sorprenderte de nuevas noticas: RV para tratar de forma más efectiva la fisioterapia, telemedicina para facilitar el acceso a sistema de sanidad a habitantes de países y zonas rurales en vías de desarrollo, que el Apple Watch pueda detectar con un 97% de fiabilidad si un ritmo cardiaco es anormal o que puedas practicar mindfulness en el salón de tu casa gracias a algunas Apps conocidas por todos.

En los últimos meses no dejamos tampoco de leer sobre la Inteligencia Artificial como aliado en la interpretación de Big Data para establecer modelos de medicina predictiva ¿Quién no ha leído recientemente una noticia donde una de las grandes empresas del sector tecnológico se ha unido con una de las grandes Farmacéuticas para avanzar hacia estos modelos de medicina predictiva?

Pero, llevada a menor escala, esta interpretación del Big Data gracias a la Inteligencia Artificial empieza a formar parte de muchas de las Apps que empezamos a ver en el mercado para ayudar al paciente en el manejo de su enfermedad. 

Apps que tienen una doble función: por un lado, la recogida de información de sobre síntomas y aspectos claves para anticipar riesgos a futuro en determinados subgrupos de pacientes. Por otro lado, el propio registro de la evolución de la enfermedad, que le permite al paciente tener un mejor control de la misma, ampliando el control y el conocimiento del médico del estado del paciente de una manera remota, pero más continua; situación que, por ende, mejora notablemente la comunicación médico-paciente.

Es innegable que la tecnología va a tener un papel fundamental en la mejora de nuestro bienestar y salud. Los últimos avances del sector no son más que el principio de una revolución que no ha hecho más que empezar, y en la que participaremos activamente para ayudar a nuestros clientes a poner en el centro de estas nuevas innovaciones lo que realmente importa, el paciente.

 

 

Categoría: Blog
Visto: 1174

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar