BLOG

Por los miembros de la AEAPS

proceso de digitalización

Por Alex Monteys, Creative Director. Intramed BCN, Sudler Spain.

Eso de que “los tiempos están cambiando” que cantó un tal Bob Dylan en 1964 sigue tan vigente como antes. Y no sólo eso. Ya ha sonado tanto en nuestras mentes que nos creemos que ya lo hemos integrado en nuestro día a día, pero lo cierto es que nunca dejarán de cambiar, y por eso hay que adelantarse.

Alex Monteys, Creative Director, Sudler SpainAtrás quedan ya los días en que un visitador médico iba todo el día arriba y abajo con su maletín lleno de panfletos, dípticos, trípticos, revistas, carpetas… Ah no, espera… ¡eso siguen haciéndolo!

Entonces, ¿qué ha cambiado? La era digital llegó para quedarse, y nuestros clientes hace tiempo que lo saben. Eso no significa que el papel haya muerto, ni mucho menos, pero las (ya no tan) nuevas tecnologías nos permiten interactuar con los usuarios de una forma con la que creamos cierto engagement, algo totalmente necesario para construir una relación sólida con los clientes, abriendo nuevas vías aparte del marketing unidireccional.

Saber utilizar estas nuevas tecnologías se ha convertido en la piedra angular de muchas agencias digitales, pero más importante aún es saber explicarle a un cliente por qué su vida será mucho mejor utilizando una tablet con un precioso e-detailing para las visitas médicas. Ya lo dijo Leo Burnett en su momento: “No me digas lo bien que lo haces; dime lo bueno que me hace cuando lo utilizo.” Esto es algo que, en Sudler, llevamos trabajando con nuestros clientes desde el preciso instante que surgió la oportunidad de optimizar la visita médica.

La tablet no es un soporte especialmente económico, requiere crear un mensaje adaptable a varios tipos de usuario, organizar el flow de la visita, un diseño impecable para transmitir el mensaje, implementación de CRM, adaptarse al CLM, y un montón de siglas más que nos van a dar dolor de cabeza… ¿Algo bueno debe tener, no? Claro que sí.

Con esta forma de realizar la visita médica se obtienen datos que de otra forma sería imposible (o como mínimo muy difícil) conocer, ya que todo, absolutamente todo, se puede analizar para saber qué es lo que realmente interesa a los usuarios, empezando así una mejora continua de las visitas, mejorando la relación entre farmacéutica-delegado-usuario.

¡Y ya está! Ya tenemos venta asegurada. ¿O no?

Para vender, antes hay que enamorar. Está claro que un proyecto digital no es lo mismo que realizar cualquier otro tipo de material impreso. Ya sea un folleto, una revista, o cualquier otro tipo de formato, un material impreso no tiene mucho misterio, ya que el usuario lo puede ver en su totalidad en sus manos, con su orden de lectura habitual, en el que te vas encontrando el contenido adecuadamente distribuido y jerarquizado. Un material digital como un e-detailing es muy diferente, desde que nace hasta que sale a la calle de la mano de un delegado. Entonces, ¿cómo se gesta un material digital de este tipo?

Son proyectos transversales en los que hay que elaborar un buen briefing con el cliente para saber qué historia queremos contar. Ahí es donde entran en juego nuestros accounts, esos centrocampistas que distribuyen el juego y coordinan el resto del equipo, que pone en marcha a nuestro departamento científico y creativo para empezar a esbozar el que tiene que ser un producto que el delegado se sienta orgulloso de mostrar a sus clientes.

Después de diseñar el material, usamos herramientas para probarlo antes de programarlo y salir a la calle. Para eso se elaboran prototipos para testear el material y ver si la historia que hemos construido tiene toda la potencia que lo convertirá en un éxito, consiguiendo un producto fácil de manejar, atractivo, que nos proporciona información directa del usuario, y que es fácilmente actualizable a partir de los insights conseguidos en las visitas.

Vivimos rodeados de tecnología, cada vez más queda integrada en nuestro día a día, por lo que no se puede negar que nuestro presente y el de nuestros clientes es digital. Todo producto que utiliza un delegado médico para mostrar a sus clientes debe causar una buena sensación, tiene que ofrecer algo diferencial, algo que cuando lo vea, a parte de conseguir la información que quería obtener, lo haga de una forma que le sea difícil de olvidar, y en Sudler sabemos cómo hacerlo.

Larga vida al mundo digital.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Blog

Otros Posts





Usuarios

Los datos que nos facilite de forma voluntaria se transferirán al registro de usuarios de nuestra web. Para más información, consulte nuestra Política de Privacidad.