BLOG

Por los miembros de la AEAPS

Publicidad hipster

“Por favor: las cosas por su nombre. Ya vale de tanta tontería”.

Por Guillermo Fernández, Dtor. General ENE life Publicidad.

Un cliente llama con la siguiente queja: “No habéis incluido en el plan de comunicación y acciones algunos conceptos básicos” “Parece mentira…”.

Acompañando la llamada recibes un email de los que te dejan sin palabras, algo que habías preparado a conciencia no tiene ya ni pies, ni cabeza. Alguien lo ha cogido y le ha dado una vuelta un tanto peligrosa.

En el mail se hace referencia a un montón de conceptos como ACCE, BANT, QoQ o ATL, y a todos ellos claro está les añades lo archifamosos ASAP o FYI, TBC, TAT o lo necesito al EOD. Es posible que te suene 1 concepto de cada 5, suspiras, piensas que estas anticuado y te pones a buscar en Internet. EUREKA, (del griego εὕρηκα héurēka, cosa que probablemente tu cliente desconoce), los encuentras y los comparas con el plan que le has pasado al cliente. Vaya, que casualidad, no te falta nada de lo que te han echado en cara.

¿Qué ha pasado?
La conclusión es clara: el cliente se ha “hipsterizado”. Desde la ultima que vez que le viste, ha recibido a una agencia de hipsters de lo más cool que le han abierto los ojos.

No sé si está bien o mal incluir conceptos de marketing en cada contrabriefing, o incluso querer hacer una estrategia de marketing con ellos, pero lo que es de dudosa integridad, es querer meter sí o sí, un número indecente de acrónimos imposibles, pero claro, casan a la perfección con el café de Starbucks.

¿Qué tienen que ver los acrónimos con tu integridad?
No quería decirlo, cuando empecé a escribir este post, me prometí no faltar, pero las agencias de hipsters hacen cosas hipster, y la mejor definición de esta moda y de este tipo de agencias –casi mejor grupetes de amigos para no faltar- es renovar las cosas viejas, darles un lavado de cara, quitarle el olor a naftalina y ponerles un nombre de lo más vintage. Que quede claro que eso no es reciclar, es robar ideas y disfrazarlas lo suficiente para que parezcan tuyas.

Influencia hipster en las agencias de publicidadEsa es la verdadera lacra del tiempo actual en el campo de la publicidad, que a la “mierda” se le pone una tipografía Lobster y un par de conceptos en inglés y se lo dedico a mi cliente con un muffin. Se lo traga seguro.

El peligro es engañar al cliente. No explicar conceptos clásicos de la publicidad suficientemente claros porque ser hipster es dar cosas por sabidas y provocar la sensación en nuestros interlocutores que de lo que hablas es tan cotidiano como bajar a comprar el pan.
El gran problema es que ese lenguaje conquista al cliente porque parece moderno y complejo, pero el cliente que entra en este juego se convierte en un niño pequeño que se rige por el “yo quiero eso”.

Debemos ser responsables, el lenguaje publicitario se escribe en las agencias, y no es justo para los clientes manejar conceptos enrevesados porque sí. Hay que ser claros y directos.
En las agencias tradicionales manejamos la misma información, pero nos preocupamos por implicar al cliente en todos los procesos, nos esforzamos por no vender humo. Y es que cuatro acrónimos son lo que acerca a las agencias modernas a la estupidez más absoluta, a olvidarse para quien trabajan.

Así que, querido compañero, muévete en bici, usa bigote, gafas de pasta sin cristal y llora cuando tu próximo grupo favorito suene en tu ipod, pero deja esas tonterías fuera del proceso publicitario, tu cliente y las agencias que trabajamos para ellos te lo agradeceremos.

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar