El espíritu de la colmena

Por Alejandro Santos, Director BYPASS Comunicación para la Salud, Miembro de la AEAPS

Más allá de la coincidencia del título de esta colaboración con la obra de Don Camilo, y lejos de hacer un paralelismo, confieso que su elección se debe a que contiene dos aspectos claves: el espíritu, entendido como el ánimo o la fuerza generadora del individuo, y la colmena, el modelo de colaboración en equipo, probablemente más conocido en la naturaleza.

Resulta evidente que sólo cuando el individuo es capaz de integrar términos como compartido, común, colaboración, comunidad, es capaz de alcanzar capacidades humanas y profesionales de una dimensión superior a la propia individualidad.

Es cierto que no todos los seres humanos tienen la misma capacidad de trabajar juntos en equipo, a pesar de la condición gregaria de la naturaleza humana. Todo ello a pesar de que hemos sido educados en el concepto filosófico de que “el todo es más grande que las partes”. Dicho de otra forma, que el equipo es más importante que el individuo.

Six Thinking Hats

Sólo con una metodología de trabajo sustentada en el trabajo en común se pueden abordar los retos empresariales y profesionales con la eficacia y la calidad necesarias que exige la situación actual. En el entorno de la agencia de publicidad el trabajo en equipo es imprescindible, y además de un perfil altamente especializado y multidisciplinar.

El mercado de la salud exige un enfoque “de grupo” en la mayoría de los análisis estratégicos y requiere igualmente la implicación de varios especialista para llevar a cabo con éxito la mayoría de los procesos productivos en términos médicos-científicos. Cada día en nuestro sector se hace más patente la necesidad de una especialización multidisciplinar de los equipos de trabajo.

La especialización que demanda el sector no se puede improvisar. Los perfiles profesionales que manejamos requieren una alta cualificación, con los costes formativos y laborales asociados, además una gran experiencia.

La llegada de la Era Digital a nuestro sector ha implicado una profunda transformación de los perfiles de nuestras agencias, exigiendo por ejemplo una puesta al día continua en el ámbito de la programación y las aplicaciones. Hace unos años el dominio de la creatividad y su aplicación en términos generales a soportes clásicos, como el papel o el medio audiovisual parecían cualidades suficientes para la supervivencia de las empresas en el sector. Ciertamente continuamos viviendo un proceso de crisis y digitalización, pero es necesario tener en cuenta que las nuevas tecnologías que estamos manejando son el actor más importante para nuestra la recuperación.

Colmena Conformar el Equipo

Un equipo de alta cualificación es el resultado de agrupar a una serie de individuos con un talento especial con un objetivo: que cooperen para alcanzar una meta común.

Las decisiones que afectan a estos tres pilares de la gestión empresarial deben promoverse desde el equipo.

Este cambio en las necesidades del mercado nos ha exigido que incorporemos profesionales muy “distantes” a priori del mundo de la publicidad, donde no contábamos hasta ahora con ingenieros, programadores, etc. cuyos roles y enfoques de trabajo han generado una revolución de nuestras estructuras organizativas y productivas, motivado entre otras razones, porque sus enfoques profesionales son mucho más pragmáticos y cartesianos que los de nuestras “comunidades creativas”.

En principio la gestión de un equipo de profesionales de gran talento debería parecerse a la armonía de una orquesta. Aunque en la practica cada día se parece más a una “ingeniería de la comunicación” donde creatividad y tecnología se fusionan.

Esta transformación se ha producido, tanto en la agencia como en el cliente, donde el departamento de IT ha ganado protagonismo a medida que se trasformaba el modelo de promoción y las redes de ventas de los productos sanitarios.

Cada miembro es un líder en su propio terreno por su alta especialización, y aunque asume el modelo de trabajo “en comunidad” plantea en ocasiones algunos conflictos que pueden tensionar al grupo. Esta vieja disyuntiva, se define ya en la lógica aristotélica al considerar el pensamiento secundario al discurso; aunque para Aristóteles, el discurso y la acción (la aplicación práctica) se consideraban coexistentes e iguales.

En estas circunstancias, ¿se puede llegar a perder parte de la efectividad o la eficiencia en un equipo?

En principio la gestión de un equipo de profesionales de gran talento debería parecerse a la armonía de una orquesta. Aunque en la practica cada día se parece más a una “ingeniería de la comunicación” donde creatividad y tecnología se fusionan.

El modelo de equipo multidisciplinar es sin duda la mejor opción, aunque para Jackson, tampoco constituye una panacea, porque según algunos estudios puede tardar más tiempo en organizarse, incluso en obtener conclusiones. Sin embargo, las soluciones que aporta son potencialmente más variadas, gracias su aproximación al problema desde diferentes perspectivas. Por eso nuestro ámbito, en el que se requiere manejar creatividad y nuevas tecnologías, parece el modelo a seguir.

Tampoco es necesario rodearse de un plantel de superdotados, sobre todo si tenemos en cuenta que la suma de un gran talento individual, no es equivalente necesariamente a un gran talento colectivo. Hoy asistimos a toda una generación de jóvenes chavales con unas capacidades extraordinarias para desarrollar herramientas y aplicaciones.

Me refiero por ejemplo a jóvenes profesionales con FP que se han certificado en compañías como Microsoft®. Sabemos por tanto que el equipo es imprescindible, pero también sabemos que cualquier equipo no es válido para “siempre” si trabajamos por ejemplo en el campo de la transferencia de tecnología.

Hoy asistimos a toda una generación de jóvenes chavales con unas capacidades extraordinarias para desarrollar herramientas y aplicaciones.

Nuestros clientes están en un proceso permanente de trasformación, debemos asumir también la necesidad de evolucionar con ellos. Y para asegurar esto hay que aceptar la transformación de nuestros equipos en aras de la flexibilidad y la eficiencia. Probablemente nuestros clientes sepan mucho más de esta mentalidad que nosotros.

Y es que nuestro medio, el de la comunicación y la salud, está en un estado de cambio permanente. Una situación que nos trae cada día cambios en las estructuras productivas en el cliente, en la regulación de nuestros mercados, en las dinámicas de trabajo y en las herramientas de promoción.

¿Cómo vamos a mantener nuestras fortalezas ante un medio tan cambiante como el nuestro?

Para asegurar la efectividad, es necesario que el equipo alcance un alto desempeño efectivo de sus funciones. Esto es que todos sus miembros compartan los objetivos, la visión del mercado y el compromiso para alcanzar los resultados exigidos por el cliente.

Todo dependerá al final del espíritu.

Los talentos del “código fuente”

Nadie duda del talento de un creativo, hoy sin embargo sin el apoyo de un grupo de “mentes complementarias” no llegará muy lejos, no tanto porque su potencia creativa no represente un valor en si mismo, sino porque la altísima demanda de innovación requiere de otros talentos: los que se expresan en “código fuente”. Ellos son los nuevos artistas de las apps cada vez mas personalizadas. Es necesario reconocer y potenciar estos nuevos talentos y liderazgos, que utilizan un lenguaje propio.

Son“perfiles emergentes” como los administradores de sistemas o los desarrolladores. Las cotas de innovación que nos exige el mercado son imprescindibles para realizar nuestros proyectos.

La AEAPS y su espíritu de colmena…

Enmarcado en este espíritu de equipo, se encuentra también la AEAPS después de una larga trayectoria. Y es que indudablemente por encima del plano de la agencia, el valor del trabajo en la asociación responde también a un modelo de equipo que resulta vital para asegurar la cohesión de nuestro sector y el progreso necesario en el mismo.

Vivimos tiempos complicados, algunos pesimistas dicen que van a complicarse más, seguramente. Por eso en estos tiempos difíciles es imprescindible que todos seamos capaces de trabajar con el espíritu de una colmena, por encima de nuestras individualidades para conseguir el reconocimiento, el progreso, el mejor clima y la mejor calidad en nuestro sector.

Desde la experiencia del escribidor, puedo deciros que me siento a gusto, entre un grupo de “feroces competidores” dotados de aguijones agudos que se ponen de manifiesto, por ejemplo, en cada una de las ideas de sus campañas y sus acciones creativas.

Por ello quiero decir de forma alta y clara en esta sección que me siento profundamente orgulloso de formar parte de una colmena tan especial como la que representa la AEAPS, en la que además cada día somos más abejas...

Y es que creo que hay cosas que trascienden a la competencia, a la sana rivalidad, a las diferencias de tamaño o de localización geográfica. Y la constatación de este pensamiento podemos tenerla en cualquiera de nuestras reuniones.

Sólo esta experiencia común nos ayudará a poder guiar a nuestros clientes hacia las mejores propuestas, aquellas que van a asegurarles un cuidado de sus productos de calidad.

Creo que nadie duda ya que no estamos ante un tsunami en el sector, sino ante un profundo cambio climático que está obligando a clientes, medios y por supuesto a las agencias un esfuerzo de adaptación como unos costes humanos, sociales y financieros muy elevados. Frente a esta situación quiero reivindicar el asociacionismo como un militante más.

Sólo un modelo en el que se pueda compartir conocimiento y experiencia, contribuirá a preservar lo mejor de un sector que necesita continuamente una puesta al día permanente.

Este marco de “suprarelación”, permite que las agencias protagonistas, al menos en la generación de ideas y proyectos, seamos capaces de elevar entre todos nuestro nivel.

Eso es la AEAPS, un espacio real en el que es posible trabajar en equipo, sin levantar barreras, compartiendo la información y la experiencia y construyendo una colaboración cada vez más necesaria.

Es momento de decirlo, como una modesta abeja más. Ese es el espíritu de AEAPS. Ese es el espíritu de nuestra colmena.

Escrito por Super User
Categoría: Six Thinking Hats
Visto: 2287