Contenidos relevantes para posicionarse como un referente en información de valor

Por Juan Prieto, Director científico en Doctora Moss. 

Doctora Moss

La digitalización incipiente a la que se ha tenido que adaptar el sector viene de la mano de cambios en los canales y medios que utiliza la industria farmacéutica para relacionarse con sus clientes, los profesionales sanitarios.

En el día a día, hemos observado como las visitas presenciales se han convertido en visitas en remoto, de corta duración y difíciles de agendar en un calendario colapsado. Las tradicionales literaturas con mensajes publicitarios han dado paso a los conocidos como materiales de valor.

En definitiva, el marketing estrictamente publicitario ha dado paso a un marketing de contenidos que aporta valor a quien nos dirigimos, basado en una comunicación interactiva y bidireccional, con una finalidad educativa o formativa.

Pero, ¿de qué hablamos cuando hablamos de material de valor?

En el ámbito del sector farmacéutico, consideramos un material de valor aquel que proporciona al profesional sanitario una in/formación que le permita optimizar su práctica clínica habitual.

Pese a que la definición parece sencilla, trasladarla a nuestro trabajo diario en la agencia tiene ciertas dificultades. Muchos de los laboratorios con los que colaboramos siguen mostrándose reacios ante la puesta en marcha de proyectos que implican una dedicación de capital y trabajo considerable, y cuyos resultados no pueden medirse con un retorno de inversión inmediato en ventas.

Sin embargo, es nuestra labor y responsabilidad tratar de guiar a nuestros clientes para que seamos capaces de responder a lo que los profesionales sanitarios demandan de nosotros.

Y es que, una encuesta realizada el pasado año evidencia que un 89% de los facultativos buscan semanalmente información sobre la patología, un 59% buscan soluciones terapéuticas y un 54% información sobre eventos científicos.

Respecto a los formatos, prefieren contenidos descargables, de corta extensión y en vídeo/animación.

Podemos barajar muchas estrategias diversas, pero nuestros sanitarios parecen tenerlo muy claro. Por lo tanto, nuestros proyectos deben fundamentarse sobre la creación de contenidos actuales, relevantes, interactivos y didácticos que ayuden al laboratorio a posicionarse como un referente en información de valor dentro de un área terapéutica determinada, aumentando el engagement con los profesionales de la salud.

 

 

 

Categoría: Blog
Visto: 1071