De los influencers y la comunicación eficaz en tiempos de la covid 19 o por qué quiero ser finlandesa

Por Elena Castuera, responsable de Atención y Servicios al Cliente en ENELife.

 

Elena Castuera, Responsable de Atencion y Servicios al Cliente

O neozelandesa. Cualquiera de las dos me vale. Y esto lo digo por la magnífica gestión de ambos países ante la COVID-19. Dos naciones con poca población (Finlandia tiene 5,5 millones de habitantes mientras que Nueva Zelanda no alcanza los 5, son 4,8 millones) pero con un fuerte carácter nacional. Un factor que ha sido clave a la hora de su éxito. Pero no voy a hablar de medidas políticas o sociales, sino de cómo han afrontado desde un punto de vista de comunicación la pandemia. De algunos datos que me han sorprendido porque no tengo el mapa completo lógicamente.

De Finlandia me gustó que desde el minuto uno apostara por los influencers. Enseguida se dio cuenta de que los mensajes institucionales no iban a llegar a los jóvenes por los métodos tradicionales y apostó por usar su mismo lenguaje. Ultimó una estrategia milenial junto con la agencia de marketing, PING Helsinki 1 y Mediapool, una red de medios encargada de ayudar a garantizar el acceso de los ciudadanos a información confiable en todo momento2.

Enrolaron a 1.500 famosos que difundían los mensajes de las autoridades en sus canales. Famosos que no cobran, según leo en estas publicaciones, porque entienden que es su deber como ciudadanos. Todo un ejemplo. 

El país nórdico fue muy inteligente acudiendo a los influencers para llegar donde no lo hacían como estado: a los jóvenes. Hablando su lenguaje y jugando con sus reglas. De hecho, la primera ministra Sanna Marin, es conocida por utilizar Instagram para anunciar mensajes, incluida su propia boda. Aquí creo que hemos llegado tarde, porque se empezó a pensar en los jóvenes casi cuando estábamos en la desescalada y se perdió un tiempo valioso de concienciación (opinión personal). 

Nueva Zelanda ha sido el ejemplo más claro de éxito de comunicación institucional. Aplauso unánime desde todos los campos. Ayuda tener al frente a una persona con el carisma de Jacinda Ardern sin duda. ¿Cómo lo han hecho? Un mensaje potente desde el comienzo: “Una sola muerte ya es demasiado”. Rotundo. La salud por encima de la economía, el objetivo es el bienestar de la población. Y un lenguaje claro, cercano pero sin esconder la gravedad de la situación. Nada de terminología bélica: una comunicación enfocada desde el punto de vista científico, sin ocultar datos y arropada por profesionales del sector. Los neozelandeses han valorado muy positivamente el esfuerzo del gobierno por su seguridad, disparando los índices de popularidad de Jacinda durante la pandemia.

Informar, concienciar y tranquilizar han sido los 3 ejes sobre los que ha pivotado la comunicación en el país.

Finlandia tiene una incidencia de 50 casos por cada 100.000 habitantes. Esta cifra es inclusive menor en Nueva Zelanda: 41,7 por cada 100.000 habitantes.3,4

Dos países muy diferentes entre sí que han sabido usar la comunicación de forma eficaz para contener la pandemia. Y un punto en común que ya sabéis: ambos están gobernados por mujeres, Sanna Marin y Jacinda “Superstar” Ardern.

 


 

  1. https://www.lainformacion.com/mundo/finlandia-medidas-coronavirus-influencers/6556329/

  2. https://www.emol.com/noticias/Internacional/2020/04/20/983640/Coronavirus-Finlandia-medidas-paises.html

  3. https://www.lavanguardia.com/internacional/20201123/49626415008/finlandia-segunda-ola-covid-coronavirus-pandemia-europa.html

  4. https://datosmacro.expansion.com/otros/coronavirus/nueva-zelanda